Cómo hacer para elegir el vino

En este post te enseñamos cómo hacer para elegir el vino que combine con tus comidas, para que éstas sean aún mas deliciosas.

Cómo hacer para elegir el vino

A menudo nos encontramos en la difícil situación de tener que escoger el vino, y no sabemos bien cual elegir, o en base a qué criterios seleccionarlo.

La relación entre vino y comida puede buscarse por afinidad o por contraste de sabores. El gusto personal y la experiencia suelen ser la mejor guía para definirlo. Pero si no es tu caso, te damos algunas reglas para que tengas en cuenta al momento de la elección.

Las reglas de oro:

  • El vino tiene que armonizar con la comida. Muchas veces es la salsa la que define el gusto de la comida, y por lo tanto, el vino.
  • El vino tiene que armonizar con el que se ha tomado antes y con el que se tomará después, por lo que hay una correlación de vinos: vino liviano antes que vino pesado- vino seco antes de vino dulce- vino blanco antes que vino tinto- vino joven antes que vino viejo
  • Siempre que sea posible el vino tiene que corresponder con la región de la comida (comida italiana con vino italiano)
  • El ajo, la cebolla, el vinagre y el pimentón son los grandes enemigos del vino, produciendo desarmonías aromáticas y gustativas, por lo que debe evitarse.

Cómo elegir el vino a partir del maridaje:

El maridaje se refiere a la relación armoniosa entre un vino y un alimento. Veamos cuales son las mejores combinaciones.

Malbec: ideal para acompañar carnes rojas suaves, platos de condimentación media y quesos más cremosos que blancos.

Cabernet Sauvignon: ideal para acompañar carnes rojas bien condimentadas, quesos duros y semiduros.

Syrah: ideal para acompañar platos fuertes como cordero al romero, carnes especiadas o cortes grasos.

Pinot Noir: adecuado para acompañar variedades de queso fresco, carnes blancas, champiñones y salmón.

Merlot: ideal para acompañar pastas y carnes blancas o rojas con poco condimento, como lomo o carré de cerdo, o pollo grillado.

Chardonnay: ideal para acompañar pescados grasos como salmón, merluza negra con condimentación media, mariscos, langostinos, vieyras a la parmesana y quesos cremosos.

Sauvignon Blanc: ideal como aperitivo o acompañando platos con acidez alta como ceviche de pescado y mariscos, mejillones a la provenzal y gambas al ajillo. Recomendado con ensaladas frías y quesos blancos.

Ojala puedas poner en práctica estas exquisitas combinaciones. Si quieres conocer más acerca de otros tipos de maridaje ingresa AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *